Una mirada a las actividades locales del carnaval 2016

Las actividades de carnaval en Ciudad del Plata se concentraron entre 5 y 13 de febrero, con diferentes impactos y repercusiones que vamos a analizar en este espacio, desde la mirada del Portal y desde las opiniones vecinales que que se manifiestan a través de las redes sociales de este sitio web.

Este año nuestra ciudad contó con los desfiles de Delta El Tigre y Playa Pascual, un tablado barrial con grupos locales, y seis escenarios de Rondamomo con grupos montevideanos. 

Desfile de Delta El Tigre (Viernes 5)

En los últimos años este evento se ha caracterizado por tener muy poca iluminación en su recorrido, pudiéndose apreciar de buena manera solo en las 5 o 6 esquinas que tiene. En ésta edición la iluminación se mejoró, había más luz en general y menos espacios totalmente oscuros. Sin embargo los grupos participantes fueron solo seis, que generaron muy poco «ruido» ya que solo tres tenían cuerpos de percusión significativos y no muy grandes. El público no acompañó.

La cantidad de vecinos alrededor de la avenida Las Perlas y en el entorno de la plaza principal de Delta El Tigre fue notoriamente menor que en años anteriores. Realmente muy poca gente para un barrio que tiene miles de personas.

Probablemente las condiciones inadecuadas para brindar un buen espectáculos en los últimos años, sobre todo la poca iluminación, han ido haciendo que tanto los grupos participantes como el público fueran perdiendo el interés por el evento.

Si bien hay personas que van a actividades del carnaval montevideano y a veces este tipo de actividades se superponen, como en este caso con el Desfile de Llamadas, muchos seguramente prefirieron mirar televisión, carnaval u alguna otra opción, en vez de arrimarse a la avenida del barrio, cuya tendencia viene siendo a ofrecer cada vez menos. Este año tampoco tuvo espectáculos al finalizar en la sede de la comisión vecinal, solo se hizo el desfile.

 Desfile de Playa Pascual (Sábado 13)

El desfile de Playa Pascual es uno de los poco eventos locales en los que basta «pegar un grito» para que la gente de Playa Pascual y de toda Ciudad del Plata se arrime a la avenida Río de la Plata. Es un evento tradicional de nuestra localidad, que se realizada hace muchísimos años pero que, al igual que el desfile de Delta, ha ido perdiendo fuerza. Cada vez son menos los grupos participantes y este año no dejó satisfecho a muchos vecinos.

En esta edición contó algunas mejoras de iluminación, pero arrancó con retraso y participaron solo seis grupos (cuatro cuerpos de percusión), faltando dos que se esperaban hasta último momento.

No hubo problemas de seguridad, pero bailarinas, reinas y algunos otros integrantes de los grupos sufrieron cómo algunos niños (que no eran pocos) le vaciaban a menos de medio metro los aerosoles de espuma en sus rostros y cuerpos, durante todo el trayecto, sin que nadie interviniera.

Las críticas a través de las redes sociales han sido diversas, sobre todo porque la mayoría de los vecinos espera mucho más de un evento que reúne a tantas personas. Resulta un espectáculo muy corto.

Espectáculo en el Club BAO (Martes 9)

En el caso del club Bao, un nuevo grupo de vecinos logró algo que no sucedía hacía muchísimos años: el predio del club ubicado en San Fernando se vio repleto de público. Alrededor de 400 personas se arrimaron a ver los espectáculos.

A diferencia de otros años en lo que se traían artistas del carnaval de San José, el escenario solo tuvo artistas locales. Fue una decisión de los organizadores, en coordinación con la Comisión Departamental de Carnaval y el público se arrimó

Al ser un martes y el día siguiente laborable, hubo bastante gente que se retiró temprano. Algunos grupos de adultos mayores se retiraron apenas comenzó un espectáculo de rock, un género musical que probablemente no era de su agrado. 

Es a destacar que el Club BAO en la última decada estuvo prácticamente inactiva, con un muy pequeño grupo de vecino manteniendo el lugar y coordinando pequeñas actividades. Desde el año pasado el Club tiene una nueva comisión, que con fuerzas nuevas de poco a poco va avanzando en el desafío de ir volviendo a reunir a los vecinos a través de sus actividades. Los primeros eventos que organizaron tuvieron muy poco público, pero ha ido creciendo hasta llegar a la destacada última concurrencia.

Rondamomo (del viernes 5 al martes 9)

El año pasado tras las Elecciones, las autoridades del Municipio cambiaron, y con ella también la forma de coordinación y organización en los barrios de los espectáculos de Rondamomo de este año.

Rondamomo llega a nuestra ciudad hace unos 8 años, cuando se creó este programa impulsado por Cutcsa, Daecpu y Presidencia. Los espectáculos en Ciudad del Plata primero fueron coordinados a través de la Junta Local y luego a través el Municipio creado en 2010.

Hasta el año pasado los escenario llegaban a los barrios apoyándose en instituciones barriales, comisiones vecinales y clubes de fútbol infantil, para las cuales eran importantes jornadas para recaudar fondos, con venta de comidas y bebidas. Esto año no ocurrió con los escenarios coordinados por el Municipio de Ciudad del Plata, que priorizó los espectáculos en espacios públicos, que suelen tener pocos eventos que reúnan a los vecinos, y no coordinó con las instituciones sociales de la zona.

rondamomo anfiteatro

En espacios públicos

Los escenarios coordinados por el Municipio fueron los del anfiteatro, la Plaza de Deportes y las plazas públicas de Playa Pascual y Delta El Tigre. 

La plaza de Playa Pascual (parada 7) nunca había tenido un espectáculo de este tipo y fue todo un éxito en cantidad de público. Siendo uno de los espacios públicos con mayor densidad de población a sus alrededores, tuvo una concurrencia masiva como pocas veces se ha visto en la localidad.

La plaza de deportes en Parque Postel y la plaza de Delta el Tigre son lugares que ya habían recibido los espectáculos de Rondamomo en otros años, y también el anfiteatro el año pasado, pero siempre apoyándose con alguna organización local, como el Club Porvenir, las comisiones de Delta el Tigre y de Autódromo en estos casos, que hacían cantina y se beneficiaban de las jornadas, para fortalecer sus proyectos de trabajo. En esta ocasión eso no ocurrió y en la mayoría de los lugares no había dónde comer o tomar algo mientras se disfrutaba de los espectáculos.

rondamomo plaza playa

En instituciones sociales

Otro lugar en el que se destacó la cantidad de público y colmó las instalaciones vecinales, fue el Club Social de Playa Pascual que, del mismo modo del Club BAO, está retomando fuerzas con una nueva directiva luego de muchos años casi inactivo. En este caso, al igual que el del Club Delicias, los espectáculos de Rondamomo no fueron coordinados por el Municipio, sino por las mismas instituciones. En ellos varios cientos de personas pudieron disfrutar de carnaval de manera gratuita, los integrantes de los clubes hicieron el ejercicio de juntarse y hacer cantina para recaudar fondos, y los vecinos pudieron durante los espectáculos comer algo y refrescarse con alguna bedida, en lo que fueron calurosas jornadas.

rondamomo club playa

Conclusiones 

Con relación a los desfiles de carnaval, la poca expectativa o la inconformidad que vienen generando en los últimos años hace que sea necesario replantearse el modo de organizarlos. Se hacen con mucho esfuerzo por parte de los pocos vecinos que están al frente de las comisiones vecinales, pero no es suficiente. El debate que surge entorno a esto es si falta apoyo de la Intendencia, de las empresas o de los vecinos, o si los organizadores tiene la capacidad de hacerlo.

Los mejores desfiles en Delta El Tigre y tablados en Playa Pascual se dieron en épocas de muy buena participación vecinal entorno a la comisiones, y en tiempos en los que había mucha expectativa vecinal para colaborar y ser parte activa de la fiesta, con disfrases, carros y adornos, y no solo para ver pasivamente los espectáculos como ocurre ahora. Había otras costumbres culturales que se han ido perdiendo. Cada vez son menos voluntarios y los entendidos en organizar este tipo de eventos.

Los mayores desfiles de Playa Pascual, que fueron organizados algunos años por un grupo de vecinos vinculados a la empresa Cutcsa, que concretaron la participación de grupos del carnaval montevideano a través de Rondamomo, incluso contaron con una mayor participación de la comunidad, porque las comparsas, las scolas do samba y algunas murgas locales también han sido grandes animadores de los desfiles de la ciudad en la última década. Pero en últimos años se han ido disolviéndo o achicándo y, este en este 2016, son solo dos, una comparsa y una scola, que no tienen el despliegue de otros momentos 

Ejemplo de la importancia de la organización de los vecinos, son a su vez los grupos nuevos de trabajo, como los del club BAO y del Club Social de Playa Pascual, integrados por vecinos con fuerzas nuevas, que han logrado que la gente se vuelva a arrimar a sus actividades y ver colmadas sus instalaciones, como hacía mucho tiempo no ocurría.

Muchas veces se habla de que se necesita más apoyo de la Intendencia o del Gobierno Nacional, y sin dudas se necesita, pero el desfile de Playa Pascual tuvo importantes apoyos algunos años (cuando lo organizó el grupo vinculado a Cutcsa) y, sin embargo, no se pudo sostener por la falta de compromiso de la comunidad en otros aspectos.

Por ello, la participación y el compromiso vecinal es clave, tanto para que las actividades permanezcan en el tiempo, como para que se puedan desarrollar y crecer. Se necesita cambiar y profesionalizar la forma de organizar y gestionar las actividades, que los vecinos sumemos fuerzas e iniciativas, y que cada uno apoye desde su lugar y posibilidades. Para que podamos disfrutar mejores carnavales, debemos crecer como comunidad.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

X